Tipos de Rellenos

tipos de ácido hialurónico

El tratamiento con rellenos faciales es uno de los tratamientos más demandado en el ámbito de la medicina estética, entre otros, para tratar las arrugas y las líneas de expresión. En este post te explicamos en qué consisten , qué tipos de rellenos hay en la actualidad y cuáles son sus principales beneficios. 

Qué es y para qué sirven los distintos tipos rellenos

Los rellenos que se suelen emplear están hechos de una molécula que el organismo produce de manera natural. Su función principal consiste en mantener los tejidos cutáneos, los cartílagos y las articulaciones bien hidratados y saludables, a través de la retención de agua. 

Con el paso de los años y a causa del envejecimiento, vamos perdiendo la densidad  de esta molécula en nuestro organismo. Además, como consecuencia de esta disminución de hidratación de los tejidos, sufrimos una pérdida de elasticidad en la piel y como resultado aparecen arrugas y flacidez en el rostro. 

Una de las ventajas del relleno es que permite compensar la hidratación, además de ser un excelente voluminizador para las atrofias de la grasa de la cara. Con el paso del tiempo vamos perdiendo grasa en zonas clave del rostro y esto nos hace parecer más cansados y menos jóvenes. Gracias a los diferentes tipos de relleno, podemos rellenar estas áreas en las que hemos perdido grasa. 

Estos son algunos de los motivos por los que los distintos tipos de relleno son un tratamiento estrella en medicina estética para combatir los signos de envejecimiento facial, que son fruto de la atrofia de la grasa en algunas zonas, la pérdida de hidratación y de la capacidad de generar colágeno y arrugas de expresión estática. 

Tipos de relleno

En la actualidad, existen dos tipos de relleno: el relleno reticulado y el relleno no reticulado. Ambos se emplean para conseguir resultados distintos, ya que solo el relleno reticulado cuenta con una capacidad voluminizadora. Sin embargo, ambos comparten la capacidad de captar el agua necesaria. 

A continuación vamos a analizar en qué consisten estos tipos de ácido hialurónico:

El reticulado se emplea como material de relleno en distintas zonas cuando se pretende dar volumen. Es un relleno con gran consistencia y rigidez, por lo que facilita más la perdurabilidad en el tiempo. 

Existen varias densidades en función de la proyección que queramos conseguir y las características anatómicas concretas de la zona en la que se va a aplicar. Al igual que ocurre con no reticulado, también cuenta con una gran capacidad de retención del agua. 

Las zonas más típicas donde se aplica el relleno reticulado son:

  1. Aumento o perfilado de los labios.
  2. Como relleno de ojeras para eliminar la hendidura bajo los ojos a causa del envejecimiento. 
  3. Para rellenar las arrugas estáticas y profundas y los pómulos. 
  4. Como relleno de la zona malar, que es la primera zona de la que se pierde grasa al envejecer. 
  5. Marcación mandibular para definir la línea de la mandíbula y/o el mentón cuando se encuentra un poco retraído. 

Por su parte, el relleno no reticulado consiste en un producto más ligero, el cuál no destaca por aportar volumen sino que su aplicación común es conseguir una hidratación profunda. Para intensificar y ampliar sus beneficios se combina con otras sustancias como ciertas vitaminas. Se emplea en mesoterapias faciales o corporales. 

Existen combinaciones de diferentes densidades de rellenos. Es importante recordar que a mayor densidad, mayor volumen y durabilidad. Las principales zonas de aplicación del relleno no reticulado son:

  1. Disminuir las líneas profundas y depresiones de la cara. 
  2. Rellenar la zona de los pómulos a causa de la flacidez que aporta un aspecto de cansancio al rostro. 
  3. Dar volumen a la zona malar. 
  4. Rellenar el contorno periorbicular para disminuir las ojeras y el hundimiento del párpado interior. 
  5. Perfilar la línea mandibular. 
  6. Aumentar el volumen en los labios. 
  7. Rejuvenecimiento e hidratación en el escote, las manos y los pies. 
  8. Infiltraciones articulares con ácido hialurónico de alta densidad en zonas como las rodillas o los tobillos. 

Como podemos observar, los tratamientos con los distintos tipos de relleno son muy seguros, con un índice de riesgo mínimo y unos resultados inmediatos y óptimos.

Últimas entradas
Contacta con nuestro equipo
Pide cita
Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Aceptar
  • Responsable: Clínica Ityos
  • Finalidad: Responder a tu comentario y notificarte sobre nuevas respuestas.
  • Legitimación: Tu consentimiento a través de este formulario.
  • Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, suprimir, portabilidad y oposición a tus datos. Los datos de contacto serán almacenados en nuestros servidores.
  • Info adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en el enlace al pie de esta página.
Scroll al inicio