Los siete errores que estás cometiendo con tu filtro solar

Durante los meses estivales es imprescindible usar un buen filtro solar, y más si te expones al sol, sea cual sea tu actividad… desde correr por el paseo marítimo, hasta reposar en una tumbona tomando un zumo de fruta. No está de más recordar que es bueno usar protección solar todo el año, pero vamos a centrarnos en los meses que quedan de verano y repasar los errores más comunes que cometemos a la hora de aplicar un filtro solar.

  1. Pensar que no hace falta aplicar filtro solar si está nublado. Error. El sol emite dos tipos de rayos ultravioletas que son capaces de atravesar las nubes y dañar tu piel.
  2. Poner poca cantidad. Cuando se trata de aplicar crema solar, piensa que más es más y que nunca puedes pasarte de cantidad, solo puedes quedarte corto. 
  3. Aplicar la crema por la mañana y ‘ciao’. Es necesario volver a aplicarse crema solar al menos cada dos hora, y más aún si sudas o te bañas en el mar o en la piscina. Por mucho que tu crema ponga que es resistente al agua, debes volver a aplicarla. El ser resistente al agua, muchas veces, se refiere a que sigue teniendo efecto dentro del agua, pero una vez fuera de esta, tendrás que volver a aplicarla.
  4. Ponerte la protección una vez que llegas a la tumbona. Lo mejor es embadurnarte antes de salir de casa. Los dermatólogos recomiendan que apliques la crema al menos 15 minutos antes de la exposición solar para que esta se pueda absorber y cumpla su función de protegerte del sol.
  5. Confiar en que la ropa te protegerá del sol. Debes ponerte crema solar también en las zonas que van a estar cubiertas por ropa, ya sea una camiseta o un bañador. La ropa ayuda un poco, pero no protege del todo tu piel. 
  6. Pensar que una crema solar es para siempre. Las cremas solares tienen fecha de caducidad igual que cualquier medicamento. Es importante mirar la letra pequeña porque una vez que caducan, sus principios activos pierden efectividad. 
  7. No prestar atención al cuidado de las cremas solares. Al igual que muchos otros productos, hay que cuidar los solares. Exponerlos a altas temperaturas, en el fondo de tu bolso de playa, puede dañarlos hasta tal punto que pierden efectividad. Lo mejor es ponerlos siempre en la sombra lejos del sol y del calor. 
Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *