Tratamientos Faciales: Hilos Tensores PDO ¿Qué es y cómo funciona?

Entre los tratamientos faciales más deseados están aquellos que frenan el envejecimiento facial, o lo que es lo mismo, la pérdida de elasticidad y de firmeza en la piel que provocan la aparición de arrugas, pliegues y líneas de expresión. Si estás buscando un tratamiento sin cirugía que prometa eliminar arrugas de expresión, elevar las mejillas caídas y reafirmar el cuello y la papada,  los hilos tensores PDO son para ti. Sigue leyendo.

Lifting facial sin cirugía

Seguramente hayas oído hablar de los hilos tensores PDO o hilos tensores de polidioxanona, pero quizás con otro nombre menos técnico, ya que también son conocidos entre las beauty expertas como “hilos mágicos faciales”.

Existen distintos tipos de hilos tensores. En ITYOS trabajamos con dos tipos distintos, ya que cada uno tiene su propia función. Los primeros son los monofilamentos que tienen como finalidad la de redensificar la piel y redefinir el contorno facial. Los segundos son los hilos tensores espiculados que se emplean cuando el grado de flacidez del rostro o de descolgamiento es mayor.

El número total de hilos tensores que se utilizan en un lifting facial sin cirugía depende de cada paciente. Lo primero es estudiar los vectores de tensión de la piel del paciente y realizar un diseño personalizado según su rostro, usando un lápiz blanco, marcando dónde se colocará cada hilo tensor. Es en esta primera consulta donde se podrá evaluar el número de hilos tensores necesarios.

 

Solicita tu Primera Consulta  SIN COMPROMISO
con nuestros médicos profesionales.

 

En qué consiste el tratamiento de hilos tensores

Una vez hecho el diseño del rostro, se inyectan los hilos tensores bajo la piel mediante una aguja muy fina y se dejan colocados, siempre en dirección contraria a la gravedad de la tierra, para que “sujeten” el rostro y actúen a modo de efecto tensor. Pero además de la sujeción, actúan también a nivel subcutáneo, estimulando la producción de colágeno y de elastina alrededor de cada hilo insertado.

Gracias a estas dos acciones conseguimos un efecto lifting sin cirugía, por un lado disminuyendo la flacidez de la piel y por otro recuperando su elasticidad y su firmeza. La duración total del tratamiento no dura más de 45 minutos y una vez finalizado, el paciente puede volver a su rutina habitual de forma inmediata.

El truco de los expertos

En ITYOS recomendamos añadir Plasma Rico en Plaquetas (PRP) a este tratamiento para un resultado óptimo. Consiste en inyectar PRP (plasma rico en plaquetas) a la vez que se aplican los hilos tensores.

Proceso de recuperación

Este tratamiento no lleva ningún tipo de baja socio laboral alguna. Los únicos efectos secundarios son posibles hematomas o inflamaciones que suelen desaparecer a los pocos días.

¿Cuándo se ven los primeros resultados?

Los resultados “tensores” de un tratamiento con hilos tensores PDO se suelen ver de inmediato en consulta una vez aplicados. Pero lo mejor es que los efectos de rejuvenecimiento se verán a las tres semanas, cuando la piel se pondrá más tersa y más jugosa. Este efecto de “juventud” en el rostro puede durar hasta dos años después de la aplicación de los hilos tensores, pero se recomienda volver a la consulta un año después para ver su evolución.

 

Fdo. Ana Ureña

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *