Dos mujeres nos cuentan cómo acabaron con su celulitis

Si quieres acabar con la celulitis, en clínica ITYOS tenemos una de las técnicas que mejor funcionan. Pero no te lo vamos a contar nosotros. Te lo van a contar ellas. Hemos hablado con dos pacientes para que te relaten su experiencia. Dos testimonios de dos mujeres que han probado la dermoplastia y están contentas con los resultados. Hemos cambiado los nombres para mantener su anonimato, pero no las edades.

 

Marga, 41 años

Cuando era más joven practicaba deporte y hacía cardio combinado con pesas, además de llevar una dieta estricta. Al cumplir los 32 años, abandoné el gimnasio por completo porque mi vida laboral era mucho más exigente y no supe conciliar mi bienestar con el horario de oficina. A su vez mi dieta cambió de cinco comidas saludables al día, a comer cuando podía, picar entre horas y alimentarme mal en general. Al cumplir cuarenta, mi metabolismo se ralentizó de manera radical.

Llegué a ITYOS con un poco de sobrepeso, con flacidez en las piernas y un principio de piel de naranja. Me recomendaron hacer ejercicio un mínimo de tres veces a la semana para recuperar la forma, una dieta saludable para perder peso y la dermoplastia para la zona del glúteo. Después de dos meses de entrenamiento, supervisada y guiada por un entrenador personal (entrené dos días a la semana con entrenador y otros días por libre), una alimentación healthy (sin pasar hambre) y cinco sesiones de dermoplastia, siento que he vuelto a mi peso ideal.

La doctora me explicó que la dermoplastia en sí es una onda de choque acústica que elimina la acumulación de toxinas de las células que provocan la celulitis y acaban con el aspecto acolchado de la piel. Después de cinco sesiones noto mi piel visiblemente más tersa, menos flacidez y menos celulitis. Combinado con los ejercicios específicos de glúteo, he conseguido levantarlo bastante y reducir las cartucheras. 

 

 

Astrid, 33 años

Cuando salí del embarazo con 29 años había cogido bastante peso. Para adelgazar, me puse a hacer deporte de manera intensiva y cambié mi alimentación. Volví a mi peso con facilidad e incluso me quedé algo más delgada, más tonificada y tenía mejor cuerpo que antes del embarazo. Pero lo cierto es que hay determinadas zonas que por muchas sentadillas que hagas o por mucho que te mates a hacer ejercicios de glúteos, no terminas de eliminar la celulitis localizada. En mi caso la tenía justo debajo del glúteo, lo que se conoce de manera coloquial como “la banana”. Esa era mi zona problemática.

Ahora después de cuatro años de haber dado a luz, manteniendo una alimentación sana y haciendo deporte con regularidad, estoy más o menos en mi peso ideal, pero seguía con el problema de la dichosa “banana”. En la clínica ITYOS me recomendaron la dermoplastia, que son unos toquecitos en la piel proporcionados por una pistola especial. Hice una sesión todas las semanas durante cinco semanas, combinado con sesiones de mesoterapia con Alidya cada dos semanas. De esta última solo me hizo falta hacerme tres sesiones. Lo hice justo antes de irme de vacaciones y los resultados han sido buenísimos.

Mi operación bikini ha sido un éxito porque prácticamente se ha eliminado por completo la celulitis en esa zona, se ha definido mejor el glúteo y parece que lo tengo más levantado. Ahora a la vuelta de las vacaciones me han recomendado hacer alguna sesión de recordatorio tanto de la dermoplastia como del mesoterapia como mantenimiento y de cara a estar bien todo el año. Realmente estoy muy contenta con los resultados.

 

Para concertar una cita con la doctora y que te evalúe, nos puedes llamar al 912 902 910.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *